Agrupación Para la Defensa del Paciente Psíquico de Lanzarote

CARNAVAL, CARNAVAL!

Publicado el martes, febrero 25, 2014

La fiesta de carnaval es tan antigua como el mundo.

Sobre antiguas saturnales, aparecieron después las denominadas de “carnes tolendas” y más modernamente los carnavales.

Con la civilización cristiana occidental aparece el periodo de cuaresma como un tiempo de reflexión y preparación para el venidero tiempo de pasión y durante ella ( la cuaresma) se entiende debe haber recogimiento, meditación, ayunos y penitencias.

Como reacción anticipada a las penurias de la cuaresma, se instauró la costumbre de tener unos días de despedida de “la buena vida”, de los placeres y cosas mundanas y, como despedida, nada mejor que un aumento del jolgorio hedonista y la exhibición de la fantasía del pueblo. Como antítesis del periodo lleno de relegiosidad de la cuaresma, le antecede el tiempo pagano del carnaval.

Desde el punto de vista de la Salud Mental, el abandonar unos días las rutinas y divertirse sanamente, no muestran problema alguno. Antes bien, se entiende que tan importante es saber trabajar y ser serio cuando hace falta como superficializar nuestra conducta y hacerla festiva y divertida cuando se desea.

Pero además, el carnaval, por sus expresiones de disfraces, máscaras y de intercambio de papeles que supone, puede hacernos reflexionar sobre lo engañoso de la vida.

Hay muchas personas “serias” que solo saben divertirse cuando se esconden tras una careta o un disfraz porque, el resto del año, los prejuicios sociales se lo impiden. Curiosamente, aunque ellos no lo noten, son personas que, a lo largo del año, son tan encorsetadas y falsas que en realidad, VAN DISFRAZADAS DURANTE TODO EL AÑO Y SOLO SE VISTEN DE SI MISMAS CUANDO, ESCUDADAS TRAS UNA MASCARA, SE LIBERAN DE SUS MIEDOS Y PREJUICIOS Y IDSFRUTAN EL CARNAVAL.

Es bueno el carnaval. Bueno si sirve para divertiste, liberar ansiedades y tensiones, relajarse, relacionarse con los demás en condiciones de igualdad, renunciando a clases sociales y otros prejuicios. Pero es malo si se aprovecha para dar salida a amarguras convertidas en agresividad.

Es bueno el carnaval porque es bueno el baile, la música y la fiesta y es bueno romper la rutina y la monotonía. Pero es malo ( siempre desde el punto de vista de la Salud Mental) si la fiesta, en vez de ser sana, natural, distendida…. se vive cargada de droga o de alcohol que pueden llevarnos a actuaciones de riesgo para uno mismo o para los demás.

Por eso, para romper rutinas, para bailar y ser AMIGOS de todos, para eliminar prejuicios y trabas sociales, para reírnos de nuestras máscaras, de las de los que se la ponen y de las de los que se las quitan en estos días……. ¡. VAMOS! ¡VAMOS TODOS AL CARNAVAL…..!

Julio Santiago
Psiquiatra