Agrupación Para la Defensa del Paciente Psíquico de Lanzarote

COMO RECONOCER LA ENFERMEDAD MENTAL CUANDO LLEGA

Publicado el martes, febrero 25, 2014

Queridos amigos, Ya sabéis que hay cinco grandes grupos de “trastornos psíquicos:
1.- Las neurosis
2.- Las psicosis
3.- Los trastornos de personalidad
4.- Las alteraciones de la inteligencia (oligofrenias y demencias)
5.- Las drogodependencias (alcohol y otras drogas).

Algunas de ellas son claremente reconocibles, tanto por parte del que las padece como por parte de los que le rodean, como por ejemplo las NEUROSIS: el que las sufre se nota constantemente nervioso o intranquilo, la carga de ansiedad que siente le impide concentrarse ,descansar, dormir de modo adecuado. Nota somatizaciones de la ansiedad: dolor en el pecho, palpitaciones, falta de aire, dolor de cabeza o de nuca, contractura muscular, inquietud y falta de relajación. Y los que le rodean (familiares y amigos) le notan tambien con los mismos síntomas y se lo comentan.

Otras son muy reconocibles por la persona que las padece, pero en cambio, los que le rodean parece que no le dan importancia (lo cual dá mucho corage al que las padece). Esto sucede sobre todo en la HIPOCONDRIA donde uno se nota mil síntomas de enfermedades de todo tipo y está constantemente asustado por ello y cuando se lo dice a los demás, se rien de uno y de sus miedos. También sucede en las FOBIAS: uno siente un miedo insuperable a determinadas situaciones o lugares o cosas y cuando comunica su angustia a los demás, parecen burlarse de uno y decir que uno es un flojo, un miedoso o un pamplina. Tambien en las OBSESIONES: uno mismo reconoce que piensa cosas que no deberia pensar y que realiza rituales que no querría hacer y que son ridículos, pero se ve obligado a pensarlo o a hacerlo por una fuerza interior superior a sus propios razonamientos, lo que le produce una gran angustia: cuando se lo cuenta a los demás estos dicen: “Pues deja de hacerlo o deja de pensarlo…” ¡Como si fuera tan facil!. Nadie lo comprende y si uno insiste en comunicar su angustia puede que provoque la burla el rechazo o por lo menos la incomprensión de los otros.

Otro grupo de enfermedades son claramente reconocibles por los que rodeaN AL PACIENTE PERO NO POR EL PROPIO PACIENTE. Es decir. todo el mundo nota que hay enfermedad menos el que tiene la enfermedad: Esto sucede en las llamadas PSICOSIS.

Son enfermedades psíquicas que se caracterizan por una pérdida de contacto con la realidad, es decir, el que la padece, no comprende bien lo que sucede ni en él ni alrededor de él.
La persona que las tiene, NO TIENE CONCIENCIA DE ENFERMEDAD es decir, no se dá cuenta de que está enfermo. Los demás, desde fuera, notan los síntomas de su trastornos, notan que no está bien, se alarman y se preocupan, recomiendan al enfermo que vaya al médico, a veces quieren forzarlo a llevarle ellos mismos… ¡Nada!. No hay manera de hacerle comprender que está enfermo y necesita ayuda médica.
El paciente, como no se dá cuenta de su trastorno, como se encuentra bien, no pone remedio ni freno a su alteración que crece y crece.
Por eso,estas enfermedades son tan dificiles de comenzar a tratar: con frecuencia requieren iniciar el estudio y tratamiento del paciente “a la fuerza”, es decir, con la negativa del paciente (que no se siente enfermo).

Es decir, hay algunas enfermedades mentales de las que, el último en enterarse de que las tiene, es el propio interesado.

Sabiendo esto, querido amigo, date cuenta que no puede
uno fiarse del todo ni siquiera de uno mismo a la hora de intentar valorar el propio estado de salud mental: aunque te parezca estar muy bien, aunque te notes “mejor que nunca”, si oyes a tu gente cercana (amigos y familia) insistir en que tienes que visitar a un médico, VE A VERLO.

Quizás no sea nada y el profesional os dejará tranquilo a tí y a tu familia.

Pero, quizás descubra, efectivamente una enfermedad que tú “ni te hueles” y es posible que pueda ponerle remedio pronto y evitar males mayores para tí.

Ten confianza en los que te quieren. Escucha lo que dicen. No pierdes nada y quizás puedas ganar mucho.

Hasta la próxima, amigos.

Julio Santiago
PSIQUIATRA