Agrupación Para la Defensa del Paciente Psíquico de Lanzarote

HABLEMOS DE SEXO

Publicado el martes, febrero 25, 2014

A pesar de tanto “ver sexo” en la televisión, en el cine y en las revistas, los españoles seguimos teniendo “corte” para hablar de sexo.

Lo más grave de todo es que no hablamos de modo adecuado a nuestros hijos, que continúan teniendo que recurrir como fuente de información principal a los amigos.

En el colegio, las asignaturas son cada vez más perfectas y complejas. Se habla de matemáticas, de física y de química al más alto nivel. Todos los chicos aprenden en las aulas, antes de terminar la EGB, geografía y naturaleza, ética y tecnología….pero no hay ninguna asignatura donde se hable de sexualidad.

Se da por hecho que los niños de hoy día, saben todo lo que hay que saber. La mayoría de los padres, hablan algo de como se hacen los niños, de los riesgos de tener relaciones sexuales precoces o sin precauciones……pero nadie pregunta concretamente ni nadie responde concretamente a temas de NUESTRA PROPIA SEXUALIDAD.

Y continúan estando allí los viejos tabúes de los que nadie habla: la masturbación, la homosexualidad, etc…

Siguen estando los viejos prejuicios que pasan de padres a hijos, contra los homosexuales y cualquiera que manifieste su sexualidad de un modo más o menos heterodoxo.

Cuando alguna vez uno de nosotros (un profesional) hemos dado una charla sobre sexualidad en un colegio de Primaria, los chicos nos han desbordado de preguntas sin prejuicios, señal de su enorme interés por este tema (como no lo van a tener) y todos ellos e muestran partidarios de que hubiera una asignatura específica sobre sexualidad.

La mayoría de ellos, saben mucho, pero saben muy mal.

Saben mucho, porque han visto muchas películas y muchas revistas sobre el tema, pero lo digieren mal porque nadie se sienta con ellos a explicarle los detalles de esta faceta de la personalidad y la conducta humana en la que, pronto, se van a iniciar, con la imprudencia típica del novato y con la ingenuidad del que no tiene ni idea.

En muchos de ellos hay una gran angustia sobre este tema y las dudas que les asaltan. No se atreven a mostrar sus dudas, porque con ello, los demás le considerarían un bobo. Todos hacen como que ya saben todo y todos saben que saben muy poco.

Esto a veces les lleva a la consulta de psicólogos o de psiquiatras donde apreciamos los “líos” que se arman los adolescentes sobre estos temas.

Hay que comunicarse con ellos. Es imprescindible hacerlo.

Si por falso pudor dejamos de tocar estos temas en profundidad con ellos, nos arriesgamos a que tengan alguna conducta muy peligrosa.

Los adolescentes necesitan saber.
A veces nosotros no sabemos enseñar.

Pues bien, el que no sabe…que aprenda. Consulte a un experto (posiblemente un psicólogo) e infórmese de como debe abordar estos temas con sus hijos.

No lo deje para más adelante: cuanto antes lo haga, mejor.

Hasta la semana próxima.

Un abrazo, amigos.
Julio Santiago