Agrupación Para la Defensa del Paciente Psíquico de Lanzarote

Programas De Rehabilitación Psicolaboral


En la rehabilitación psiquiátrica, el trabajo ha sido reconocido desde hace muchos años como un factor de rehabilitación importante. “Las manos y las mentes ocupadas” son el elemento clave para la rehabilitación (Pinel).

A principios del siglo XIX, Meyer afirmaba que los ritmos de la vida entre los que enumeraba el trabajo, el juego, el descanso y el sueño, debían mantener un equilibrio, y que esto se conseguía a través de hábitos diarios saludables. Perdiendo dichos hábitos se incurría en la enfermedad mental. La ocupación en los tratamientos psiquiátricos, era una prescripción destacada para los pacientes con trastornos mentales graves, apareciendo los talleres de laborterapia y Terapia Ocupacional.

A mitad del siglo XX, junto la aparición de los psicofármacos, la Reforma psiquiátrica, etc., aparecen de nuevo los programas de Terapia Ocupacional, con una metodología clínica y científica, con el objetivo de reestructurar, orientar y mejorar las actividades de la vida diaria de los pacientes, en función de sus necesidades y características personales, de tal forma que mejoraran su funcionalidad, su adaptabilidad social y la prevención de recaídas.

España inició un proceso de transformación de la asistencia psiquiátrica a mediados de los años ochenta.

Dentro de las áreas de intervención y rehabilitación psicosocial se encuentra el área del trabajo y la integración formativa laboral. Sánchez R. (2002) define la rehabilitación laboral en las personas con enfermedad mental como: la atención comunitaria que presta todos los servicios psicosociales, sanitarios y ocupacionales para la adquisición, recuperación, potenciación y compensación de aquellos conocimientos, hábitos, roles, habilidades y actitudes imprescindibles para la elección, adquisición y mantenimiento de un puesto de trabajo.

Podemos decir que la rehabilitación laboral en las personas con enfermedad mental es un proceso específico, estructurado e individualizado dirigido a ayudar y preparar a estas personas para favorecer su acceso y mantenimiento en el mundo laboral.

Galilea y Colis (1995) señalan algunos aspectos importantes del proceso de rehabilitación laboral:

El trabajo es un factor de integración y normalización que puede convertir al enfermo mental crónico en individuo perteneciente a un grupo.

El trabajo genera conductas que el propio individuo reconoce como pertenecientes al grupo.

El enfermo mental adquiere el rol normalizado o de trabajador por encima del rol de enfermo.

El trabajo aporta un valor intrínseco (sociabilidad, organización del tiempo, refuerzo de autoestima, independencia social y económica, etc.) y un valor terapéutico (aumentar la autovaloración, normalización de conductas, aumentar sentimiento de utilidad, centrar sus pensamientos en ocupaciones normalizadoras, aumento de la red social…).

El sujeto como protagonista de su proceso de rehabilitación laboral.

Favorecer de una adecuada imagen personal, sintiéndose el sujeto en un proceso de apoyo para la integración laboral y fomentando los hábitos de trabajo ajustados y capacidades laborales transversales.

Teniendo en cuenta estas premisas, desde El Cribo se ha desarrollado un programa específico de Rehabilitación Psicolaboral, que abarca varios programas y talleres, tales como:

  • Programa de Orientación Laboral.
  • Taller ocupacional de Jardinería.
  • Taller ocupacional de Vivero.
  • Taller ocupacional de Agroecología.
  • Taller ocupacional de Diseño Gráfico.
  • Taller ocupacional de Floristería.