Agrupación Para la Defensa del Paciente Psíquico de Lanzarote

LA EDAD DE LAS BOBERÍAS

Publicado el martes, febrero 25, 2014

La adolescencia suele ser una época muy conflictiva. Son tan frecuentes en ella los problemas y los “comecocos” de los chicos y las chicas, que “los mayores” suelen decir…

-“Ya estamos otra vez con las boberías propias de la edad”
!Que error tan grande ¡.

La adolescencia es una edad importantísima y no del todo bien conocida. Ni siquiera los psicólogos y los estudiosos del tema de la adolescencia comprenden muy bien cuales son los grandes conflictos de esta época de nuestra vida.

En el adolescente todo son expectativas y todo son contradicciones internas. Parece no vivir. Parece estar siempre “en el aire”. No hay quién lo entienda. Ni siquiera él mismo se entiende.

De pronto se angustia, cree que nada merece la pena, que la vida es una mierda y que él mismo es una porquería mayor aún.

De pronto, toda su tristeza se le quita. La vida es maravillosa y “yo soy un tío estupendo llamado a realizar grandes cosas”.

Tímido en algunos momentos, muestra en otros una caradura que llama la atención.

Desconocido para sí mismo y para los demás. Sus reacciones son imprevisibles.

Exige independencia y a la vez necesita más que nunca a la familia.

Se ríe del amor diciendo “Yo paso de enamorarme” y cada dos por tres cae de cabeza en amores de una fuerza torrencial.

Nadie como él (o ella) vive la alegría o la tristeza con tanta intensidad.

Y… también se angustia. Los mayores creen que sus angustias son por tonterías sin importancia, y que pronto se les pasará y , es posible que si, que para los demás, las causas de sus angustias sean bobitas y carentes de importancia, pero el adolescente, cuando se angustia, vive el dolor moral con una intensidad desgarradora.

Para ella (o él) cualquier acontecimiento es “el mas importante de mi vida”.

Tiene prisa. Siempre tiene prisa por crecer, por vivir. Ya quiere ser mayor y a la vez, se burla de “los mayores”, “los carrozas, “los puretas”….

No tiene presente. Vive por y para el futuro. Es todo esperanza.

Ya lo dicen LOS SABANDEÑOS en sus “SENTENCIAS DEL TATA VIEJO”:

Cuatro edades cumple el hombre al cabo de haber vivido LA INOCENCIA en que ha nacido, luego después LA ESPERANZA,LA DICHA, que nunca alcanza, y por ultimo, EL OLVIDO.

Ya lo sabes, amigo: cuida y respeta a la adolescencia. No es la edad de las boberías: es la edad de la esperanza.

Un abrazo. Hasta la próxima semana.

Julio Santiago