Agrupación Para la Defensa del Paciente Psíquico de Lanzarote

LA IMAGINACIÓN

Publicado el martes, febrero 25, 2014

Para mí, una de las facultades más sorprendentes e interesantes que tiene el ser humano, es LA IMAGINACIÓN.
El diccionario dice que es “la facultad del alma que representa las imágenes de las cosas reales o irreales” y también “imagen formada por la fantasía”…

Se dan cuenta?. Poder tener la facultad de crear, representar imágenes reales O IRREALES. ¡Que bárbaro! Esto es extraordinario O sea que yo, cuando quiera, me paro a pensar un momento y puedo IMAGINARME que estoy en una isla de los mares del sur, oyendo el murmullo de las olas, oliendo el aroma de unas flores y notando cerca de mí a la persona que amo…..Por ejemplo.

Hombre, puede que no sea lo mismo que la realidad. Es cierto que no es lo mismo imaginarse que se está oyendo una música que escucharla realmente o imaginarse que se está en un lugar idílico que probarlo realmente…. Tienes razón, hay una diferencia pero…. en cambio, lo bueno que tiene la imaginación es que, como es gratis, puedo echar mano de ella CUANDO ME DE LA GANA, en todo momento y, si quiero, puedo seleccionar dentro de mi fantasía SOLO lo bueno y maravilloso y evitar lo malo o desagradable que tiene la realidad.
¡Que facultad tan extraordinaria ¡ Disponible en todo momento, con temas a gusto del consumidor, sin limitaciones….

Bien. Es evidente que a una facultad tan maravillosa hay que sacarle partido.
Hay gente que no es nada imaginativa. Que dice: “hay que estar con los pies en la tierra”, no hay que apartarse de la realidad…” “no se puede estar en las nubes…”etc. Bien. Es verdad. PERO SOLO A MEDIAS..
No conviene separarse de la realidad TOTALMENTE, no es bueno volar EXCESIVAMENTE ni hay que estar en las NUBES siempre.

Pero a ratos, sí. No solo es bueno sino que es imprescindible saber hacerlo.
¿Saben cuando es más necesaria la imaginación y la fantasía?: cuando las cosas de la realidad no van del todo bien. En esos momentos el ser humano tiende indefectiblemente a darle vueltas y más vueltas a sus problemas y preocupaciones. Vamos, a “comerse el coco”. Y eso, solo logra que cada vez esté más triste y más preocupado.
Pues bien, en esos momentos, cuando las cosas no van bien, cuando hay motivos de preocupación, es necesario tomarse un respiro, hacer un descanso, “escaparse” durante un rato de la cruda realidad para tomar fuerza y volver a ella con más ánimo.

En esos momentos hay que poner en marcha la capacidad de fantasear e imaginarse que bueno era todo cuando todo era bueno y, que bueno será en el futuro cuando todo vuelva a ser mejor. Por muy mal que estén las cosas, siempre puedo imaginarme que cambiarán, que llegará el momento en que todo estará mejor. Así, mis penas serán un poco más llevaderas.
Pero, hay que entrenarse. El uso hábil de la fantasía y la imaginación requiere un entrenamiento y un aprendizaje. Como todo.
Por eso, para prepararme para saber usar bien mi fantasía e imaginación cuando más lo necesite (cuando las cosas estén mal), debo empezar ya a emplear varios ratitos cada día a fantasear.
Venga. Inténtalo. A ver…….cierra los ojos, deja volar el alma…¿no te imaginas ya, un poquito, aquella isla, aquel aroma, aquella presencia…….? Uhmmm…
Ánimo. Repítelo. De vez en cuando…..¡volar un ratito! No desaproveches las facultades que tienes. A lo mejor están un poco atrofiadas. De no usarlas. Pero…con un poco de entrenamiento, lo conseguirás.
Enhorabuena. ¡Que te aproveche!

Julio Santiago