Agrupación Para la Defensa del Paciente Psíquico de Lanzarote

LA IRRITABILIDAD

Publicado el martes, febrero 25, 2014

Contra lo que la mayoría de la gente suele creer, el síntoma mas frecuente de depresión, no es la tristeza, sino la irritabilidad.

Sí, amigos. La persona deprimida, angustiada, tiene una incapacidad absoluta para gratificarse con las cosas que a otros agradan. Su alteración del estado de ánimo, le impide ver lo bello, lo bueno de las cosas de la vida diaria.

Nada le gusta. Todo le molesta.

Incluso, cuando ve a otros que se congratulan, que se alegran con algo, que se ríen, que charlan animadamente, que se muestran felices y contentos…ellos se enfadan. Parece molestarles que alguien se sienta feliz. Tienen como una cierta envidia de los que son capaces de vivir la alegría.

Su incapacidad para alegrarse, les hace insensibles a cualquier intento de convencerlos de que las cosas no son tan malas como ellos las ven. Ellos, parecen empeñarse en ver todo mal. Parecen no querer saber nada de alegría y de gratificación. Parecen querer persistir en su amargura, como si no quisieran que nadie les saque de ella.

En este tipo de depresión, hay mucho de agresividad.

Agresividad contra sí mismos, dañándose, prohibiéndose estar alegres.

Y agresividad contra los demás, mostrando ese síntoma del que hemos hablado al principio: la irritabilidad.

Frecuentemente la persona deprimida, en su trabajo, fuera de casa, hace un esfuerzo y controla su irritabilidad. Su “buena educación” le lleva a reprimir su agresividad. Se muestra con los demás (con sus jefes, con sus clientes…) controlado e incluso a veces amable….Por dentro “se lo están comiendo los demonios”.

Pero en cuando llega a su casa y se quita el “disfraz de hombre educado”, cuando se relaja… entonces aparece con toda su fuerza la irritabilidad que ha estado controlando todo el día y se muestra agresivo con los que conviven con él: la mujer, los hijos, los padres, el marido…Precisamente con aquellos a quienes más quiere y quienes no le habían hecho nada.

Hasta con los niños, con quienes a veces se escapa incluso algún castigo físico injustificado o desproporcionado.

Luego vienen los sentimientos de culpa, y con ellos la disminución de la autoestima y el aumento de la depresión….Es el circulo vicioso de la depresión.

Por eso, amigo, sabiendo que una de las manifestaciones mas frecuentes de la depresión es la irritabilidad incluso injustificada….piensa un poco…quizás ese señor al que tu conoces, siempre huraño y enfadado, quizás esa compañera de clase o esa vecina, siempre de mal humor y chinchosa…..quizás no son simplemente unos antipáticos que merecen nuestro desprecio y nuestro rechazo. A lo mejor son simplemente personas que tienen una DEPRESION más o menos enmascarada, y lo que necesitarían sería un esfuerzo por nuestra parte por acercarnos a ellos, por comprenderlos…por comunicarnos con ellos…..

A lo mejor están esperando desesperadamente, sin saberlo, a alguien como tú, que mostrándose amable con ellos, les haga salir del círculo vicioso de su depresión.

Piensa bien de los demás, amigo. Incluso de los antipáticos.

Hasta la semana próxima.

Julio Santiago