Agrupación Para la Defensa del Paciente Psíquico de Lanzarote

LA NAVIDAD Y LOS NIÑOS

Publicado el martes, febrero 25, 2014

Un año más se aproximan las fechas navideñas, y entre los muchos temas que surgen en las conversaciones, uno de los recurrentes es el de los regalos más apropiados para los más jóvenes de la casa. Hablaré brevemente de las recomendaciones genéricas de los expertos, pero como siempre lo más importante es tener un poco de sentido común e intentar aplicarlo a la hora de hacer nuestras compras.

1ª.Recomendación: No aceptar demandas caprichosas o exageradas.
La navidad es una buena época para intentar educar a los niños en valores que deben ser aprendidos e interiorizados desde la infancia para formar su personalidad, como la solidaridad, la generosidad… El niño probablemente no comprenderá estas palabras de forma abstracta, pero si entenderá que hay niños más desfavorecidos, ” que no tienen juguetes” y que los Reyes Magos aunque pueden hacer regalos no son un centro comercial de dónde se pueda sacar absolutamente todo. Limitar el número de regalos y el coste de los mismos es una buena medida desde la primera infancia.

2ª Recomendación. Proteger al niño de la Televisión.
Aunque existen muchas maneras de formular esta recomendación me he decidido por la más clara y sencilla de todas, porque durante varios meses los niños asisten de forma ininterrumpida a un bombardeo de publicidad para el que disponen de pocas defensas (y que a nosotros mismos nos es difícil combatir). Debemos intentar escudar a los niños de dicho bombardeo, explicar la diferencia entre la fantasía de la televisión y la realidad (los juguetes rara vez corren, saltan o hacen magia como los de la televisión) y tratar de reducir el impacto de la marca en la medida de lo posible, (una muñeca debería servir igual aunque no haya salido tantas veces en la publicidad, o no tenga serie de televisión propia).

3ª Recomendación. Intentar regalos que favorezcan actividades de tipo educativo y social. Regalos que fomenten aficiones como la lectura, pintura, los deportes… serán probablemente menos caros que los juguetes más publicitados de la televisión, más duraderos, y a largo plazo más interesantes y divertidos para el niño, pudiendo ayudarle a encontrar aficiones que quizá lo acompañen toda su vida y a relacionarse con otros compañeros

4ª Recomendación. Los animales no son juguetes.
Los animales pueden ser magníficos regalos, no sólo para los niños sino también para las personas mayores. Estudios realizados en personas jubiladas han demostrado la influencia de poseer un animal doméstico en factores tan dispares como la mejoría de trastornos depresivos, ansiosos, la hipertensión y las cifras de glucemia a través de diferentes mecanismos, (el cariño recibido, la distracción, el ejercicio físico de obligarse a salir a pasear…)Pero si se va a regalar un animal deben tenerse en cuenta las necesidades de cuidado y alimentación y plantearnos por adelantado que tendremos que ayudar al niño en su cuidado. Es utópico pensar que él sólo se va a ocupar de todos los problemas, aunque debe intentarse que se responsabilice de al menos una parte del cuidado.
Como últimas reflexiones debemos decir que no existen juguetes prohibidos. Los juguetes bélicos en el pasado y actualmente los videojuegos se encuentran en el ojo del huracán, pero, si se usa el sentido común, todos ellos pueden ser aprovechados en la educación de nuestros hijos.