Agrupación Para la Defensa del Paciente Psíquico de Lanzarote

LA PRISA

Publicado el martes, febrero 25, 2014

No hay bien que cien años dure
ni mal que el tiempo no borre,
sépalo el hombre que corre
por la vida como loco:
piedra a piedra, poco a poco
se hace más firme una torre.

Queridos amigos:

Una vez más, LOS SABANDEÑOS en sus “SENTENCIAS DEL TATA VIEJO” nos dan una lección de lo que es la sabiduría popular.

Los que nos dedicamos a observar al ser humano, a ese animalillo de dos patas, a la vez insignificante e inconmensurable, hemos notado en él, una tendencia a darse “más prisa de la cuenta”.

Y… sobre todo, en nuestra “sociedad moderna”.

Nuestra necesidad de acaparar, de realizar, de hacer, de llegar a ser, de tener, de poseer, de destacar, de poder etc…..nos lleva a ir “corriendo por la vida como loco”, y esto con frecuencia consigue que todo o casi todo nos salga mal.

Y… encima, perdemos la salud.

El “Tata viejo”, nos quiere recordar aquí, la importancia de “TENER TIEMPO”.

TIEMPO, para pensar.

TIEMPO, para encontrarse, al menos a ratos, cada uno consigo mismo.

TIEMPO, para darnos cuenta del transcurrir de nuestra vida.

TIEMPO, para analizar los resultados de nuestros esfuerzos, las causas de nuestros desvelos, nuestros objetivos, nuestras miras, los medios que ponemos para ello….

TIEMPO para conseguir no dejar, en ningún caso, a nadie en la cuneta, arrollado a nuestro paso, por nuestra prisa.

Todos nosotros necesitamos preguntarnos alguna vez: –” ¿Donde vas?, ¿porqué te afanas tanto?: Si es un bien muy grande el que crees que vas a conseguir, recuerda: no te durará cien años (ni mucho menos), y si es un mal importante el que quieres ahorrarte, piensa que no durará siempre” .

¿Tienes muchas cosas que hacer? ¿Tienes mucha prisa?……..Pues con más razón debes ir poco a poco (mi madre me decía de pequeño: “Vístete despacio si tienes prisa”) no sea que todo te salga mal, y tengas que empezar otra vez por el principio.

Además, hay que recordar que no siempre la vida te ofrece dos oportunidades. Por eso, con más razón, hay que pensar bien las cosas antes de hacerlas, no vaya a ser que luego, ya no tenga remedio.

Cuanto más importante sea una misión que quieras realizar, más despacio debes planearla. Ya lo sabes, cuanto “más fuerte quieres que sea una torre, más poco a poco, más piedra a piedra” debes ir haciéndola.

Un abrazo, amigo…

Julio Santiago
PSIQUIATRA