Agrupación Para la Defensa del Paciente Psíquico de Lanzarote

“LOS ALCOHOLISMOS”

Publicado el martes, febrero 25, 2014

Y digo alcoholismos, en plural, porque hay no solo una, sino muchas maneras de tener problemas con el alcohol.

Algunos siguen creyendo que alcohólico solo es aquel que está todo el día bebiendo o que bebe solo bebidas “fuertes” o grandes cantidades de bebidas.

Pues, no. No es así.

Los alcoholismos son una misma enfermedad. Una enfermedad producida por haber consumido alcohol y por tener una predisposición constitucional a “quedarse enganchado”, a no poder controlar la bebida. Pero puede manifestarse de muchas maneras distintas.

Puesto que estamos en una sociedad donde la costumbre de beber está generalizada, no es raro que todos, tarde o temprano, bebamos alcohol. Pero, seguro que ustedes ya se han dado cuenta: a algunos bebedores enseguida le aparecen problemas “por excesos” y en cambio otros, parece que pueden mantenerse mucho tiempo bebiendo poco o moderadamente.

A algunas personas parece como si el alcohol no les sentara bien y, cuando una noche beben mas de la cuenta, se ponen tan malos y al día siguiente tienen tal resaca que la próxima vez, se lo piensan y se controlan. Pero hay otras personas que repiten, vuelven a beber cada vez que salen, no saben divertirse si no es bajo los efectos del alcohol, no saben relacionarse si no es bajo el alcohol, necesitan estar un poco bebidos para vencer sus complejos, buscan beber en exceso, parece que se lo pasan muy bien bajo el efecto del alcohol….y van repitiendo y repitiendo hasta que van perdiendo el control de su bebida y la llamada del alcohol es mas fuerte que su voluntad.

A partir de ahí, siempre beben en exceso. No saben ni pueden beber moderadamente. Unos beben a diario, otros solo cuando salen los fines de semana, otros, para conseguir encarar determinadas actividades o trabajos, otros para olvidar, otros…no saben por qué, pero todos ellos, cuando “mojan el pico” ya no saben parar y terminan bebiendo hasta emborracharse en mayor o menor medida.

No es raro que, en poco tiempo, su vida se vuelve ingobernable y el alcohol acompaña casi todos los actos de su vida. Siempre encuentran una excusa para beber: para celebrar una fiesta, por un funeral, por un desamor, por un “cabreo”, por divertirse, por pasarlo bien con los amigos, porque “un asadero sin una copa es muy aburrido”… Da igual. El caso es que beben demasiadas veces y demasiada cantidad.

Todos ellos dicen: “Yo no soy un alcohólico…” “Yo controlo la bebida…” La bebida no me domina…” “Cuando quiera dejo de beber…” Todos lo dicen, pero ninguno lo hace.

Esto es tener un alcoholismo. Sea de la clase que sea, Sea la forma de alcoholismos que sea: intermitente, continuo, dipsomanía…

Usted quiere comprobar de verdad si tiene un alcoholismo o no??. Póngase a prueba: deje de beber hoy y esté sin beber tres meses. Ni una gota. Por ningún motivo. Solo porque a usted le da la gana. Demuéstrese que puede.

Si lo hace, usted gana. Probablemente no tiene un alcoholismo.

En caso contrario, si ha tomado algo de alcohol en ese tiempo, aunque haya sido poco, aunque haya sido con algún “motivo justificado”…..si usted ha bebido, probablemente tiene un alcoholismo.

En tal caso, no se alarme, no se avergüence. No se engañe. No se esconda. Simplemente reconozca que tiene un problema de salud, una enfermedad, y busque ayuda en su médico.

No se arrepentirá.

Un saludo

JULIO SANTIAGO
PSIQUIATRA