Agrupación Para la Defensa del Paciente Psíquico de Lanzarote

Misión, Visión y Valores

MISIÓN
La mejora de la calidad de vida de las personas con trastorno mental grave y sus familias en la Comunidad Autónoma de Canarias, a través de la prestación de servicios de rehabilitación psicosocial y/o psicolaboral en la Isla de Lanzarote.


VISIÓN
Ser la clara referencia como movimiento asociativo en Salud Mental, gracias a la máxima eficacia y eficiencia de los recursos y a un equipo humano altamente motivado promoviendo la formación, la integración social y laboral y contribuyendo al desarrollo de la sociedad civil.


VALORES
· Espíritu crítico: los/as integrantes de la entidad tienen la capacidad para cuestionar la realidad y de cuestionarse. Se buscan alternativas tendentes a la mejora, siendo parte de la solución.
· Pro-actividad: se procura la emprendimiento, la anticipación, en la medida de lo posible a los hechos, usando la creatividad e innovación.
· Transparencia: se rinden cuentas ante los/as asociados/as, los/as usuarios/as beneficiarios/as de las acciones de la entidad y ante la sociedad en general, asegurando una completa información clara y veraz en todas las actuaciones internas y externas.
· Calidad: en todas las actuaciones que se llevan a cabo se incorpora la filosofía de mejora continua, actuando con rigor, eficiencia y eficacia en la gestión de los recursos que la sociedad confía a la entidad.
· Compromiso con el capital humano: los/as voluntarios/as y trabajadores/as de la entidad son esenciales para el cumplimiento de la misión, por lo que se promueve la participación de los/as mismos/as, el trabajo en equipo y unas condiciones adecuadas en el desempeño de sus funciones.
· Empoderamiento: en “El Cribo” se cree en la capacidad de las personas para decidir sobre su vida con autonomía, procurando fortalecer sus potencialidades, confianza y protagonismo de cara a que generen cambios positivos en sus vidas.
· Responsabilidad social: las preocupaciones sociales y medioambientales se integran en el desarrollo de las actividades, promoviendo acciones de igualdad de oportunidades y no discriminación, de desarrollo sostenible e implicación con el entorno.
· Cooperación: se trabaja con otras entidades comprometidas socialmente en el ámbito de la discapacidad y la exclusión social a través de redes y alianza.
· Defensa de los derechos: se promueven, se desarrollan y se protegen de los derechos de las personas con trastorno mental grave y sus familias.

· Democracia: en “El Cribo” la toma de decisiones se produce mediante el diálogo y el consenso, como estrategia preferida sobre la votación con un sentido y funcionamiento democrático.
· Solidaridad: se promueve la actitud solidaria y proactiva de apoyo a las personas con enfermedad mental. Se trabaja por el bien común de los grupos de interés y se promueve el apoyo y aprendizaje mutuo. Asimismo se fomenta la solidaridad promoviendo y promocionando el voluntariado social.
· Equidad: en “El Cribo” se entiende la equidad como principio regulador que defiende la superación de la discriminación y el estigma de las personas con enfermedad mental, así como la equiparación de la Salud Mental y sus consecuencias con el resto de servicios.
· Coherencia: en “El Cribo” se orienta la acción situando como centro y en
primer lugar a las personas en el cumplimiento de la misión que se persigue.